colunas


por Cristian Rey

Data: domingo, 15 de abril de 2018 - Hora: 10:01

Desde un tiempo a esta parte los rodeos en Argentina tienen una cuota de incertidumbre que multiplica la ansiedad ante una final.
Todo empieza el viernes a la mañana temprano, con una primer serie muy numerosa. Donde se ven más errores y es más abierta. Pero ya empiezan algunos a perfilarse como favoritos. La serie del sabado tiene un nivel superlativo, parece que la cuota de error se redujo casi a cero. De ahí salen las yuntas que faltan para completar las doce finalistas. Fueron siete de la primer serie y cinco de la segunda serie. Así queda armada la lista de los que serán finalistas.

Pero ambas series se cobran sus victimas, ex campeones o yuntas de gran temporada quedan afuera.
La previa de un domingo que podría (no lo es) ser uno cualquiera es una mezcla de adrenalina y ansiedad. Los amigos y familia de cada una de las yuntas buscan ubicación en la "verde" (de ese color son las tribunas).

En las primeras cuatro vacas se van tirando las cartas. Comienza a surgir un panorama. Pierella-Nicolino confirman favoritismo, lo mismo que Duré-Sieber que por falta de una tienen dos yuntas en gran nivel. Los hermanos Tronconi que habían ganado el último tercio confirman que no había sido casualidad. Los hermanos Skansi también afirman que están para pelearla. Los favoritos en la casa de apuestas no defraudan y quieren escribir otro capitulo con La Loma como campeón. Aunque algún cero los dejo corriendo de atrás a las dos yuntas de Cara Cara Aña. Parecían venir a paso firme, pero la yunta de las yeguas oscuras erraron una vaca. Con lo cual quedaron con la yunta de la Invernada y Escaramuza, yeguas muy ductiles, además de vaqueras y de muy linda morfología.

Con el sistema actual eran los últimos en correr.
Ya habían corrido los hermanos Tronconi cumpliendo de buena manera su faena. La Loma también cumplio en agarrar sus dos vacas. Pero le quedaba un partido importante por jugar a Luiggi y Claudio. Pesar es seguro que pesa esa responsabilidad. Pero sacaron su profesionalismo, cercaron la suerte que les había sido esquiva, y agarraron sus dos vacas coronandose Campeones 2018 de Rodeos. Salud Campeones, lo ganaron en buena ley!!!!