11111111111111Historias apata de cavalo...Marcha no Uruguai

Histórias de Vida

Historias apata de caballo...

Data: quarta, 13 de junho de 2018 - Hora: 10:05

No consiste en girar sobre las patas, no consiste en una rayada, no consiste en dar una nota.

Consiste en superarse, consiste en compartir, respetar, saber ser, por 15 días un solo corazón entre hombre y caballo.

Si, se viven cosas que van más allá de andar a caballo, y esa prueba es la MARCHA DE RESISTENCIA.

Donde, el caballo criollo, debe demostrar su función, resistencia, y poder de recuperación.

Una prueba muy antigua, nacida en Uruguay, donde por 15 días deben recorrer 750 km, en varias etapas, por la mañana y por la tarde, en diversas velocidades y tiempos.

Este año, la tradicional Marcha uruguaya, tuvo lugar en el departamento de Lavalleja, en Minas.

Con un paisaje muy hermoso, y con el cerro Arequita de fondo, 51 binomios salieron a recorrer el camino el 27 de mayo, teniendo su fin el 10 de junio.

Para los "marcheros", recorrer la distancia es un gran desafío y una meta / sueño a cumplir.

Aunque no todos lograron hacerlo, ya que esta marcha, tuvo 11 abandonos.

Fue la Marcha número 48, y fue en homenaje a Francisco Ferber Folle, más conocido como Pancho. Un antiguo comisario y apoyador de la misma. Los hijos de él, estaban muy emocionados, y uno de ellos, tuvo el honor de vivir la Marcha en homenaje a su padre a caballo. Ignacio Ferber, de cabaña "La Flechilla", llevó dos yeguas para acompañar el homenaje.

Hay quien dice que la emoción de la Marcha, está al final, en las etapas libres, donde se ven los "buenos" caballos, a altas velocidades.

Pero, en realidad, la Marcha de resistencia tiene emoción todos los días, en el compañerismo, en la superación, en la recuperación después de cada etapa. Emoción es vivir la marcha, sea de a caballo, o hasta para quien acompaña.

Una prueba única en el mundo, que tuvo su definición el domingo.

En la categoría mayores, quien llevó el primer lugar y se consagró ganadora de la 48 Marcha Funcional, fue Dorada Rumbeadora de Estancia "El Rumbo", con la monta de Gonzalo Souza. En segundo lugar quedó Guapaza La Invernada, de Estancia "La Invernada", con la monta de Gabriel Farías.

En la categoría menores, quien quedó en el liderazgo, fue "Tape Donostia", de Cabaña "Santa Elena de Guarapirú", con la monta de Gonzalo Cantero, quien rompió mitos, pues ella, es hija de San Martín Guante (un hijo de Nobre Tupambaé) con una madre de descendencia chilena. El segundo lugar, se quedó para Ercilia San Telmo, una yegua de Cabaña San Telmo, de Horacio y Diego De Brum.

Independiente de los resultados, completar los 750 km, habla por sí solo, y se pueden considerar todos los campeones.

Enseguida, comenzará la emoción aquí en Brasil, ya que será dada la largada de la "Marcha de Integración", en Aceguá / RS.

Nos vemos allá!

Realización y texto: Maria Eduarda Sanes