11111111111111Potros da Raa Chilena

colunas

Potros de Raza Chilena
por Arturo Montory Gajardo

Data: terça, 18 de setembro de 2018 - Hora: 11:12

Bayo Leon.

Nació en 1858, hijo del Caldeado (el primer potro con antecedentes claros, de la Raza, nacido alrededor de 1840, criado por Pedro de las Cuevas en su criadero "El Parral de Doñihue". Además, tiene el mérito de ser el potro criollo "conocido" más antiguo de Sudamérica) en la Baya, de propiedad de Ignacio Fuenzalida de "El Olivar". Perteneció también a Pacífico Encina de "Loncomilla" y a Pedro de las Cuevas.

Fue un potro excepcional en cuanto a morfología, el mejor de su época, de 1.47 mt. de alzada, de cabeza fina y acarnerada, muy proporcionado, costillas arqueadas, preciosas crines ondulados, y de rienda excepcional. Agregaba a su belleza una gran docilidad y mansedumbre. Su color era el bayo aleonado con cabos negros.

Su característica era la "tremenda velocidad en distancias cortas", deporte al que eran muy aficionados los hacendados de esa época. Hablamos de 1700 en adelante, cuando aún el rodeo no se conocía porque no se había creado como hoy lo conocemos.

Su sangre está presente hasta hoy a través de Pitagua, madre de Clementina (No me Toques), "línea materna", que reproduce el criadero "Piguchén" de Samuel Parot, y "Santa Isabel" de Agustín Edwards, con un éxito excepcional.
De Longaviano y su "línea paterna", que incluye a los Quillacones donde destaca Pilpilco (por línea materna), criado por Jorge Lasserre L. en "Trongol" (reproducido con gran éxito en Brasil), Almendra del "Santa Isabel" (Ricachona su madre es hija de Quillacón III) y también a través de la madre de No me Toques (Quiromancia, nieta de Fullero por Azogue, nieto de Bayo León) padre de Aniversario (reproducido en Brasil).

La línea de los Quillacones fue la que desarrolló el criadero "Los Tilos" de Santiago Urrutia y continúa hoy día el criadero "Paicaví" de Hernán Anguita, y "Peleco"de Rubén Valdebenito, con descendientes de Raptora, hija de Longaviano.

Según escribió Uldaricio Prado en su libro "Caballos Chilenos", publicado en 1914, Azogue hijo de Coipo, por lo tanto, nieto de Bayo León, sería el padre de Alcatraz, teoría con la que concuerdo según mis estudios.

En los años 1860 en adelante, un hijo de Bayo León llamado Coipo, padre de Azogue, fue adquirido por el General argentino Rufino Ortega, gran admirador de los caballos “cuevanos”. Lo reprodujo mucho en dicho país, volviendo a Chile el potro cuando tenía ya 20 años. Gracias a aquello, la sangre de Bayo León pudo continuar en nuestro país.

Existen antecedentes que caballos descendientes de éste, participaban en "carreras de velocidad" en Buenos Aires por los años 1890.